Cambiar el modelo de negocio

Previo a la pandemia de Covid-19, nuestro foco en DDH Wellness Consulting era ser una empresa integral de productos y servicios de bienestar creada para brindar un equilibrio saludable mental, físico y emocional en los ambientes laborales. Así, a partir de una alta valoración de estos aspectos se promovía un estilo de vida saludable entre los integrantes de las compañías a las que prestábamos servicio.

Sin embargo, al comenzar los diferentes informes en los medios, al declarase pandemia y unos días después la cuarentena obligatoria, las empresas a las que prestábamos servicios comenzaron a cerrar en el plazo de una semana. Lo que nos llevó más de 7 años construir lo vimos derrumbarse en una semana y en lo que parecía ser un año optimista.

Entonces, con rapidez de reflejos, y apoyada en el increíble equipo de trabajo que me rodea, decidimos reutilizar la estructura. Basarnos exclusivamente en los alimentos y llegar al consumidor final. Así fue como pensé en lo que hace años ya venía pensando: crear una nueva unidad “Directo de Huerta” (bienestar hogar) e independizarnos de “Wellness Consulting” (bienestar empresas).

Son las crisis las que te empujan a dar los saltos que imaginás. El otro día leí un viejo proverbio holandés que dice lo siguiente: “Cuando soplan vientos de tempestad, unos corren a refugiarse, otros construyen molinos…». En Directo de Huerta sembramos molinos.

El reto principal

Estábamos muy acostumbrados a trabajar con empresas, al B2B. Con una dinámica y un modo de trabajar muy específico del rubro corporativo. En contacto con áreas de recursos humanos de las compañías y con un ejercicio del negocio en el que estábamos realmente a gusto.

Producto del nuevo escenario que cambió estilos de vida y de trabajo, resolvimos llegar al consumidor final. Si bien se trata de un público que requiere de nuestros servicios ya que llevamos productos frescos y sin agroquímicos directo al hogar, para nosotros representó todo un desafío.

La dinámica de trabajo con estos nuevos clientes es totalmente diferente a la del sector corporativo. Son otros los retos. Cambias las exigencias, los tiempos y las necesidades.  Poder adaptarnos a este nuevo modelo de negocio representó el principal reto.

La respuesta de los empleados

Afortunadamente, cuento con un equipo de trabajo increíble. A ellos les debo todo. Ante un escenario de desconcierto inicial no dudaron en acompañarme en este nuevo proyecto.

La necesidad cierta de modificar el modelo de negocio y adaptarlo a la nueva realidad que nos toca enfrentar hubiera quedado en la nada si mi equipo no hubiese puesto el hombro para adentrarnos en esta nueva etapa de la empresa.

Para ellos representó todo un cambio. Dejar de trabajar del modo en que lo venían haciendo desde hace años y adaptarse, en pocos días, a un nuevo escenario.

Los líderes no somos nada sin un verdadero equipo que nos acompaña. Y la confianza y comunicación es un factor determinante.

Resiliencia

Lo es todo. Me considero una gran resiliente. Quizás es una palabra de moda pero creo que para las empresas o emprendedores, como nosotros es esto, no hay otra salida. Se trata de transformar lo negativo en positivo, una y otra vez.

Si bien en nuestro país ya crecemos con esa capacidad de adaptarnos a los cambios constantes, lo que nos presentó esta pandemia fue un escenario inédito que modificó las reglas de juego al extremo.
Esa capacidad, propia del emprendedor, que te permite adaptarte a la realidad, enfrentar las situaciones de máxima complejidad y lograr transformarlo en algo positivo es lo que nos puede permitir obtener una enseñanza de este presente que nos toca vivir.

Cuando, sí o sí, debés mantener hijos, colegios, estructura y sueños que forjás durante años no hay otra salida: te transformás y creces.

El futuro del mercado

Pienso en positivo y en que cada día es un día menos de esta bomba que nos cayó. Cada día es un éxito que nos reconforta y nos carga de energía para afrontar el día siguiente.

También pienso que de otra forma hubiera seguido sin descubrir este nuevo mundo, el del consumidor final. Como mencionaba antes, transformar lo negativo en positivo.

En sintonía con este esfuerzo que estamos realizando, la semana próxima tendremos inaugurada nuestra nueva web con carrito de compras. Son este tipo de acciones las que nos llevan a transformarnos. Eso es para nosotros sembrar molinos.

Lic. Alejandra Faienza
OWNER & CO-Founder, DDH Wellness Consulting